Home » Enfermedades » ESPONDILOSIS CERVICAL

ESPONDILOSIS CERVICAL

ESPONDILOSIS CERVICAL

La espondilosis cervical y la espondilosis mielopática cervical son artrosis de la columna cervical que causan una estenosis del conducto vertebral y mielopatía cervical, debidas a veces a la invasión de los osteofitos artrósicos en la médula espinal cervical, incluso con afectación de las raíces nerviosas cervicales inferiores (radiculomielopatía).

La espondilosis cervical se debe a una artrosis, especialmente cuando el conducto vertebral es estrecho congénitamente (10 mm), lo que causa compresión y mielopatía (trastornos funcionales de la médula espinal). La hipertrofia del ligamento amarillo puede agravar la compresión.

Los osteofitos entre C5 y C6 o C6 y C7 pueden causar radiculopatía y las manifestaciones varían en función de las estructuras neuronales afectadas, pero comúnmente comprenden dolor.
La compresión causa parálisis espástica gradual, parestesias tanto en las manos como los pies, y puede causar hiperreflexia. Los déficits neurológicos pueden ser asimétricos y se agravan con la tos o la maniobra de Valsalva.

Después de un traumatismo, en presencia de una espondilosis cervical preexistente, puede aparecer un síndrome medular central. Finalmente, pueden darse atrofia muscular y parálisis flácida en las extremidades superiores a nivel de la lesión, con espasticidad por debajo del nivel de la lesión.

Al principio, la compresión de una raíz nerviosa suele causar dolor radicular; más tarde puede haber debilidad, hiporreflexia y atrofia muscular.

Se sospecha de una espondilosis cervical cuando aparecen los déficits neurológicos característicos en personas mayores con artrosis y dolor radicular a nivel de C5 o C6.

En los pacientes con mielopatía cervical por estenosis, normalmente es necesaria una laminectomía cervical. El abordaje posterior puede aliviar la compresión, pero deja la compresión de los osteofitos anteriores y esto puede traducirse en inestabilidad cervical. Por lo tanto, generalmente, se prefiere un abordaje anterior con fusión vertebral.

Los pacientes que sólo presentan radiculopatía pueden tratarse con AINE y un collarín cervical blando o un láser suave, pero si esta estrategia es ineficaz, puede ser necesaria la descompresión quirúrgica.

Más información


Consultar especialista